Las Tasas de Interés para Hipotecas Están Bajas ¿Debo Refinanciar?

Las Tasas de Interés para Hipotecas Están Bajas ¿Debo Refinanciar?

Las tasas de interés para hipotecas hoy en día están históricamente bajas. Las tasas actuales pueden ser considerablemente más bajas que cuando usted compró su casa.

¿Debería usted refinanciar? Antes de responder a esta pregunta, necesita determinar el “punto de equilibrio”, ese punto en el que los costos asociados con el refinanciamiento resultan en un ahorro neto.

Continúe leyendo para ver algunas preguntas que debe hacerse antes de pagar miles de dólares en costos de cierre del refinanciamiento de su hipoteca.

Una nota rápida antes de comenzar: el refinanciamiento de la tasa y el plazo del préstamo (a menudo llamado simplemente refinanciamiento) es la transacción más común, así que en eso nos enfocaremos. Esto es cuando usted cierra su antigua hipoteca y abre una nueva con una tasa de interés menor o bajo términos diferentes, tales como cambiar de un préstamo con una tasa de interés ajustable a interés fijo, o viceversa.

Es una transacción bastante conveniente, pero usted tendrá que pagar el costo de cierre nuevamente. Entonces, ¿cómo puede saber si el refinanciamiento de tasa y plazo del préstamo vale la pena? Tendrá que sopesar tres factores: las tasas de interés hipotecario, los costos de cierre y el tiempo que va a conservar su casa.

Utilice esta sencilla fórmula para calcular su punto de equilibrio: divida el total del costo del cierre entre el ahorro mensual potencial. El resultado es el número de meses que le tomará llegar al punto de equilibrio.

Digamos que en el año 2010, tomó un préstamo de $200,000 a una tasa de interés del cinco por ciento. Hoy en día, a usted le quedan por pagar $180,000 de su hipoteca, y está pensando en refinanciar con una tasa de interés del cuatro por ciento.

Cuando pone estos números en una calculadora de hipotecas, verá que refinanciar le ahorrará $214 mensuales bajo estas circunstancias.

Después, supongamos que los costos de cierre del nuevo préstamo serían de $3600, o dos por ciento del saldo del préstamo.

Esa cantidad, dividida entre $214, resulta ser 16.82, lo que significa que tomará 17 meses alcanzar el punto de equilibrio con este refinanciamiento. Si planea conservar su propiedad por mucho más tiempo que eso, refinanciar podría ser una buena idea. Si no es así, el esfuerzo podría no valer la pena.

Si las tasas de refinanciamiento que está considerando pasan la prueba del punto de equilibrio, es una buena noticia. Sólo tiene que hacerse algunas preguntarse adicionales:

  • Si el refinanciamiento alarga el plazo de la hipoteca (comenzando un nuevo plazo fijo a 30 años), ¿Se siente usted cómodo con el nuevo plazo? ¿O estaría dispuesto y podría pagar por adelantado para acortar ese plazo?
  • ¿Tiene el tiempo y la energía para gestionar el proceso de refinanciamiento? Tenga en cuenta que la entidad crediticia necesitará ver una gran cantidad de documentos, una investigación del título de propiedad y un avalúo, por lo que el proceso puede tardar varios meses.

Si ha respondido afirmativamente a estas preguntas, es posible que le convenga refinanciar. Ponga sus números en una calculadora de refinanciamiento, como ésta en el centro de aprendizaje de State Farm, para ver si refinanciar puede reducir su tasa de interés o acelerar el pago de su deuda.

At State Farm, we want to empower you in every stage of your life. We’ve teamed up with The Balance to provide financial content for the most important milestones in your life. You can find this article and more at the State Farm Learning Center, which offers information, tips and advice on everything from becoming a new parent to planning for life after retirement.